Cristianismo Radical: 3- La adoración más intensa: cuando nadie nos ve - Luis Rodas